Prédica Agosto 12

La Siembra
Por: Pastor Rolando Rodríguez
12/08/2018.

¿Cuántos de nosotros necesitamos que cosas cambien en más de un área en nuestra vida? Para que esto suceda necesitamos poner en práctica el principio de la siembra.

Gálatas 6: 7- 8. La vida es un proceso constante de siembra. Lo hacemos de manera voluntaria o involuntaria, hay ocasiones en las que no somos conscientes de lo que estamos sembrando pero es tiempo de cambiarlas y empezar a sembrar cosas buenas en nuestra vida.

2 Corintios 9:6. Si quiero que mi vida sea transformada debo empezar a sembrar generosamente en las áreas que requieren un cambio.

Proverbios 18:20- 21. Otra forma de sembrar en nuestra vida es a través de las confesiones. En el libro de Génesis vemos como Dios creó con sus palabras todo lo que existe, también ÉL nos enseña que de nuestra boca salen palabras de vida o muerte, poder para construir o destruir.

Si quiero ver cambios en mi vida tengo que aprender a sembrar y declarar cosas buenas con mi boca.

Mateo 7:12. Es la regla de oro. Necesito sembrar lo que quiero cosechar. Tenemos que sembrar en buenas acciones, en lo que es bueno y correcto. Tenemos que levantar oraciones para otras personas, para que también estas sean levantadas a favor de nosotros cuando las necesitemos. 

Proverbios 3:9- 10. La biblia dice que seamos personas que siembran regularmente, si no hacemos esto las cosas que estamos pidiendo no se van a dar. Cuando siembro estoy preparando el terreno para que a mi vida llegue las cosechas que estoy esperando. 

Lucas 6:37. Debemos convertirnos en personas que siembran perdón. No tenemos que vivir una vida llena de rencores y ofensas. La palabra dice que tenemos que perdonar de corazón y que por nuestra gentileza y acciones nos van a reconocer. 

Efesios 6:2- 3. Sembrar honra sobre nuestros padres. Honrar significa valorar, reconocer lo valioso e importantes que son para nuestra vida.   

Proverbios 11:18. Hay que sembrar en lo que es justo delante de Dios, hacer lo bueno aun cuando nadie más lo haga. Cuando hago las cosas correctas, Dios se va a levantar a mi favor sobre mis circunstancias.

Dejemos que Dios se encargue en bendecirnos cuando nosotros simplemente empecemos a sembrar en buenas cosas.