Prédica Enero 28

¿Dónde vas a estar dentro de un año?
Por: Pastor David Ingman
28/01/2018

Muchas veces estamos muy ocupados buscando una vida perfecta y un lugar de comodidad, pero si nos enfocamos en esto, podemos perder nuestro propósito, pues estaríamos detrás de algo que no es para ahora sino para la eternidad.

Proverbios 4:18. Estamos en un proceso de perfección, Dios nos va cambiando de gloria en gloria; somos luz en este mundo, pero nuestra meta está los cielos. Si estamos esperando la situación financiera “perfecta”, el matrimonio “perfecto”, la salud “perfecta”, el trabajo “perfecto”, vamos a vivir decepcionados porque no encontraremos esto aquí en la tierra.

Lo importante es que tengamos un plan claro y fijo para mejorar e ir perfeccionando nuestro matrimonio, nuestra familia, nuestra salud, nuestras finanzas y sobre todo nuestra relación con Dios. Si queremos estar en una mejor situación en enero del próximo año, tenemos que empezar a tomar mejores decisiones, no podemos esperar que Dios haga un cambio si nosotros seguimos haciendo lo mismo.

¿Obtuvimos los resultados que queríamos en el año pasado? Debemos escoger y diseñar la clase de año que queremos ahora, todavía hay tiempo y está en nuestras manos.

Job 22:28. Determinación significa tomar una decisión firme. No importa lo que nadie más diga, este año vamos a obtener las promesas de Dios para nuestra vida. Cuando determinamos en nuestro corazón que algo bueno va a suceder, cubriendo constantemente nuestros planes con la Palabra, entonces tenemos la receta perfecta para el éxito.

Hebreos 4:12. Para obtener buenos resultados en este año, primero debemos enmarcarlo o moldearlo dentro de la Palabra de Dios, es decir creyendo y declarando las promesas ahí escritas. Empecemos a cambiar nuestro lenguaje y nuestra vida cambiará también.

Filipenses 3:13 (NTV). Otra cosa importante que nos ayudará a moldear este año es “quemar” cosas del pasado, es decir seguir adelante, a la siguiente etapa de nuestra vida, soltando lo que sucedió antes. Recordemos que nuestros mejores días están por venir, no dejemos que las ataduras y el peso del pasado nos impidan disfrutar de nuestro presente y futuro.

Cuando nuestras expectativas se basan en lo que nos pueda ofrecer este mundo, vamos a vivir decepcionados, pero si las basamos en la Palabra de Dios, vamos a recibir sorpresas grandes y buenas. Este va a ser nuestro mejor año, todo va cambiar porque la mano poderosa de Dios está bendiciendo nuestro camino.

 

*Descarga esta enseñanza en pdf: