Prédica Marzo 11

Victoria: saliendo de deudas
Por: Pastor David Ingman
11/03/2018

En este tiempo Dios quiere traer orden a nuestras vidas, y este orden nos dará estabilidad y nos llevará por el camino de la provisión, la bendición y la prosperidad.

Mateo 22:17-22 (NTV). En estos versículos, Jesús aprovechó la oportunidad para enseñarnos acerca del orden en las finanzas, pues muchos cristianos estamos con problemas en esta área, sobre todo por las deudas. En esta enseñanza vamos a ver algunos consejos sabios que nos ayudarán a salir de ellas.

Malaquías 3:8-12 . Antes que cualquier otro consejo, lo más importante es traer nuestros diezmos y ofrendas a la casa del Señor para que haya provisión en Su casa y en la nuestra. Ningún cristiano debería creer que puede desobedecer este mandato y sobrevivir financieramente en este mundo, pues esta es la manera en que la economía de los creyentes funciona. Lo primero siempre debe ser para Dios.

Proverbios 3:9-10. Entendamos que Dios no quiere que vivamos con las justas por el resto de la vida, no importa lo que pase con la economía del mundo, pues no dependemos de este, sino de lo que la Palabra dice.

Si hemos establecido este principio bíblico en nuestra vida: diezmo y ofrenda, entonces los siguientes consejos para salir de deudas pueden funcionar para nosotros. Sepamos también que nada que valga la pena, viene fácil. Salir completamente de deudas nos va a tomar tiempo y esfuerzo, pero vale la pena por la estabilidad y la paz que nos traerá.

Estos consejos se basan en las enseñanzas de Dave Ramsey, un consejero financiero cristiano que ha escrito varios libros y da asesorías sobre el tema:

- Cree un presupuesto. Lucas 14:28. No se puede construir nada sin un plan, debemos tener claro a dónde va nuestro dinero: arriendo, gastos, alimentación, imprevistos, etc. Nuestro presupuesto debe ser mensual y estar escrito. El dinero nos es dado por Dios y a Él vamos a darle cuentas de nuestra administración. No es necesario complicarnos, escribamos en papel nuestros ingresos y nuestros gastos, al final la diferencia debe ser por lo menos de cero, sin déficit. Dejemos de vivir de acuerdo a lo que tenemos en el banco y empecemos a vivir según el presupuesto.

- Construya un fondo de emergencia. Debemos separar una cantidad para un ahorro “intocable” que nos ayudará en cualquier imprevisto o emergencia. Esto debe entrar en el presupuesto mensual.

- Utilice el efecto “bola de nieve” de la deuda. Hagamos una lista de todas las deudas, paguemos lo mínimo que nos permitan de cada una, excepto la más pequeña, la cual la vamos a pagar con todo lo que podamos conseguir. Después de cancelada esta, hacemos lo mismo con la siguiente deuda y así hasta la más grande.

- Manténgase concentrado e intenso. Vamos a necesitar determinación para salir de cualquier hoyo financiero y concentrarnos en el objetivo de llevar una vida sin deudas.

Josué 1:8-9. Debemos salir del enfoque del mundo de vivir endeudados, cuando salgamos de la “tierra de deudas”, no debemos volver. Necesitamos confiar en Dios y su Palabra, no en la economía del mundo.

 

*Descarga esta enseñanza en pdf: