Prédica Marzo 18

¿Cuál va a ser tu legado?
Por: Jill Stafford (predicadora invitada)
18/03/2018

Todos influenciamos a otros a lo largo de nuestra vida, incluso la gente más introvertida lo está haciendo. Por eso no importa cuán jóvenes seamos, debemos entender que cada día estamos construyendo nuestro legado, pues todo lo que hacemos va a influenciar a alguien más.

El legado cristiano es enfocar nuestras vidas para hacer una diferencia espiritual en la vida de otros, y para hacerlo debemos edificar constantemente nuestras vidas en Dios, es decir que estamos transformando continuamente para parecernos cada vez más a Jesús.

Otra parte de construir este legado es compartir con otros el conocimiento de Dios y los principios bíblicos que hemos aprendido en nuestro caminar cristiano. Es también ser ejemplos piadosos en nuestras palabras, acciones y carácter.

A muchos cristianos les gusta tener un pie en el mundo y el otro en la iglesia. Les gusta hacer lo que la gente en el mundo hace, pero también quieren ser incluidos dentro de la iglesia, lo que causa que sean cristianos débiles y provoca que su legado no sea lo que debe ser.

Todos los creyentes debemos pasar por el proceso de tomar la decisión de darle todo el corazón a Dios, que va mucho más allá de hacer solamente una oración de salvación o de asistir a la iglesia los domingos. Se trata de decidir hacer todo lo necesario para ser más como Jesús y así construir un legado grande. De eso se trata ser cristiano.

1 Corintios 7:7. 1 Pedro 4:10. Lo primero que necesitamos para construir nuestro legado es querernos a nosotros mismos. Debemos estar satisfechos con quienes somos. Dios nos creó únicos, cada uno tenemos características naturales y espirituales específicas para cumplir su propósito. No podemos construir nuestro legado si siempre estamos deseando ser alguien más.

Romanos 12:6-8. La Palabra nos da una lista de dones que podemos recibir para usarlos en beneficio de otras personas. Estos dones son características que Dios ha puesto en nosotros, son rasgos de nuestra personalidad. Reconocer y usar nuestros dones es una parte importante para construir nuestro legado.

A veces pensamos que nuestras propias ideas y habilidades son las que nos ayudan a tener éxito, pero entendamos que como cristianos nuestras ideas y habilidades provienen de Dios, y si aprendemos a darle la gloria y el crédito a Él, esos pensamientos para el éxito aumentarán.

Nuestro legado no solo se construye por lo que hacemos por fuera, sino también por lo que está sucediendo dentro de nosotros, por lo que el Espíritu Santo hace en nuestro interior. Si le permitimos que nos transforme, otro lo notarán y serán influenciados a hacer lo mismo.

Efesios 2:10. Nuestro legado involucra mucho más que solo nuestra familia, más que nuestra iglesia, involucra a nuestros vecinos, a nuestros socios, incluso a personas que apenas conocemos, pues siempre estamos influenciando a alguien, nos demos cuenta o no. Ese es nuestro legado.

 

*Descarga esta enseñanza en pdf: