Prédica Septiembre 02

Recoge espigas
Por: Pastor Rolando Rodríguez
02/09/2018

Rut 1:3-5. Así como a Rut y Noemí, hay momentos en nuestra vida donde ocurren cambios inesperados que alteran nuestros planes y nos causan incomodidad. Noemí y su esposo, por necesidad, viajaron con su familia a Moab para buscar una vida mejor, pero todo eso había cambiado de pronto cuando él y sus hijos murieron.

Cuando vienen esos cambios, necesitamos tomar en cuenta tres cosas:

1. Seamos fieles al lugar donde estamos. Lo primero que decide Noemí, es regresar a Belén, su tierra, porque era el último lugar donde ella sabía que Dios la había bendecido. A veces no entendemos la importancia del lugar donde estamos: nuestra ciudad y también nuestra iglesia; pero Dios nos coloca ahí con un propósito, por eso debemos aprender a ser fieles a ese lugar donde somos bendecidos; y si nos hemos alejado es tiempo de regresar.

2. Recojamos espigas. Rut 2:2. Cuando Rut y Noemí llegan a Belén, no tenían nada, pero Rut decidió ir a recoger espigas. En esos tiempos, era ley que en la temporada de cosecha se dejaran algunas espigas y frutos en los campos para que pudieran tomarlos los pobres y subsistir. Rut no se quedó quieta esperando que algo sucediera, ella fue a ocuparse, hizo algo, actuó.

Rut 2:5-12, 17. Cuando estamos en cambios, no podemos ser vagos, pues Dios bendice a los que se esfuerzan. Aprendamos a trabajar, que nuestra meta no sea que alguien nos mantenga. Cuando somos fieles y excelentes en el trabajo que hacemos, se convertirá en nuestro testimonio, la gente lo notará y tendremos favor y gracia con los demás. También aprendamos a terminar lo que empezamos, no dejemos las cosas a medias, aunque tome tiempo hacerlo.

3. Sigamos el consejo de personas mayores y que conocen más tiempo de Dios. Rut 3:3, 5. Dios traerá a gente a nuestra vida para guiarnos y darnos consejos desinteresados. No menospreciemos a la gente mayor y sus palabras, eso demuestra madurez en nosotros.

Rut 4:14-15. Dios bendijo y restauró la vida de Rut y Noemí por esforzarse y tomar las decisiones correctas. Si hacemos estas cosas, Dios nos va a bendecir también, nos restaurará y nos hará alcanzar lo que tiene soñado para nosotros.

 

*Descarga esta enseñanza en pdf: