Prédica Septiembre 24

Beneficios de ser fiel a su casa espiritual
Por: Pastores David y Kathy Ingman
24/09/2017

Salmos 92:12-14 (NTV). La bendición viene a nuestras vidas cuando somos fieles. Fidelidad en la Palabra significa demostrar la firmeza, consistencia y constancia en la relación de Dios con el ser humano y del ser humano con Dios. Sabemos que el Señor es fiel con nosotros, pero la pregunta es ¿somos nosotros fieles con Él y con el lugar donde nos ha puesto?

Debemos ser fieles en nuestra casa espiritual, con nuestros diezmos y ofrendas, en los eventos y reuniones los domingos, en las células, en las actividades que se realizan. Así como en un hogar hay hábitos y tradiciones establecidos, basados en su historia y costumbres, en la iglesia hay lo mismo, pero basado en los principios de la Palabra de Dios.

En salmos podemos ver los beneficios de nuestra fidelidad:

- Los justos, es decir los fieles, florecerán como palmeras y cedros. Estos son árboles fuertes que soportan ambientes difíciles y florecen en ellos. Una persona fiel es firme, constante y consistente en todos sus caminos, es decir que es obediente a la Palabra de Dios. Uno de los beneficios de estar conectados con nuestra casa espiritual, es la prosperidad económica.

- Los fieles se adaptan fácilmente al ser trasplantados. Esto quiere decir que salimos del mundo y somos plantados en la Iglesia de Dios, es un cambio en el corazón, placentero, lleno de gozo y esperanza. Dios nos ha sacado del mundo y nos ha plantado en la iglesia que sabe vamos a formar parte. Además, necesitamos ser trasplantados de nuestros propios propósitos a los propósitos de Dios.

- Los fieles crecerán y prosperarán en cada área. Los cristianos que no ven crecimiento en sus vidas, es porque tal vez no están conectados con su casa espiritual. La iglesia no es solo una reunión, sino que es un lugar donde somos discipulados y preparados para salir y hacer discípulos. Debemos saber que somos parte de una iglesia que practica y enseña la Palabra de Dios. Nuestra iglesia es un organismo vivo, donde suceden milagros por la presencia del Señor.

- Quienes están plantados en la casa, reciben los nutrientes de la Palabra de Dios, los cuales les fortalecen e inyectan fe. Cuando vivimos el propósito de Dios, incluso en la vejez, estaremos llenos de vitalidad.

Entendamos también que dentro de cada iglesia hay imperfecciones, porque están formadas de personas imperfectas y eso puede ocasionar roces, pero nunca dejemos que una ofensa ponga en peligro nuestra relación con Dios y su casa.

Comencemos a ver a la iglesia como nuestro hogar espiritual, abracemos, valoremos y amemos esta casa en la que Dios nos ha plantado.

 

*Descarga esta enseñanza en pdf: