¿Y ahora qué sigue?
Por: Pastor David Ingman
12/12/2021

Después de todo lo que hemos pasado como Iglesia y como seres humanos en este planeta, en los últimos años, seguramente muchos se hacen esta pregunta: «¿Y ahora qué sigue?».

Juan 16:33. ¿Cómo debemos reaccionar ante todo lo que está sucediendo? Tengamos en cuenta que Jesús no dijo que quitaría la aflicción, sino que tengamos buen ánimo y una moral fuerte porque Él vencerá este mundo y nos llevará a un lugar de victoria. En este versículo, el Señor Jesús nos está dando instrucciones sobre cómo debemos lidiar y sobrevivir a este mundo que, rápidamente, se está convirtiendo en un caos. Él nos está diciendo que fortalezcamos nuestros corazones y sigamos adelante. La única forma para hacerlo es conociendo el propósito de Dios para nuestra vida, pues estamos en el mejor tiempo de cosecha que el mundo ha conocido.

Entonces:

1. Necesitamos saber que somos llamados a ser sus testigos. Isaías 43:10-11 (NVI). El mundo busca su identidad, realización, alegría y seguridad en cosas, personas y otros dioses, pero solo Jesús puede cumplir y ser todo esto en la vida de una persona. Él vino a este mundo por amor, y en este momento está extendiendo la mano para revelarse a la gente y traer la cosecha de vidas. Nosotros somos una gran parte de su respuesta para llegar a la gente.

2. Debemos afinar nuestro corazón para escuchar la voz de Dios. Lo conseguimos al leer la Biblia, orar, congregarnos en la iglesia y obedecer la voz de Dios. De esta forma aprenderemos a reconocer su voz y a obedecer sus indicaciones.

3. Nuestro discernimiento crecerá a medida que lo usemos, al igual que los músculos crecen cuando se los usa. Hebreos 5:14 (NTV). A medida que crecemos en el conocimiento de la Palabra de Dios y en nuestra relación con su Espíritu, aprendemos a diferenciar entre lo bueno y lo malo y obedeceremos su voz en nuestras vidas.

4. Necesitamos decidir creer en Dios y su Palabra. 2 Corintios 5:7. Es una elección, es un camino de fe y no siempre es fácil. Muchas veces, cuando vemos al mundo tomando caminos equivocados y malas decisiones, podemos confundirnos. Pero, si sabemos que pertenecemos eternamente a Dios, siempre escogeremos el camino de la fe. Este versículo de 2 Corintios, en la traducción “la Pasión”del inglés dice: «Porque vivimos por fe, no por lo que vemos con nuestros ojos».

Vivimos en el capítulo más aterrador, pero también más emocionante de la historia del mundo. Creamos, con todo el corazón, que nuestro Dios quiere que todos terminemos fuertes, mientras este mundo entra en la eternidad.

© 2019 Comunidad de Fe by Cdfe Media

Síguenos en:            
¿Necesitas oración?