Debemos escuchar Su voz
Por: Pastor David Ingman
29/11/2020

1 Corintios 14:10. En este versículo, la palabra “voz” es literalmente traducida de la palabra “lenguaje”. Así que, al hablar de la necesidad de escuchar la voz de Dios, nos referimos a entender el lenguaje de Dios; y el lenguaje de Dios es el lenguaje de la fe, no de la duda o la incredulidad.

Estamos viviendo un tiempo en que miles y miles de voces nos están hablando, y hasta nos gritan para que las escuchemos: en las noticias, en redes sociales y directamente de otras personas; hay tantas voces compitiendo, unas con otras, para tener nuestra atención. Pero, en medio de toda esta locura, debemos aprender a escuchar y reconocer Su voz cuando nos habla.

1 Samuel 3:1-10. Recordemos cuando el profeta Samuel escuchó por primera vez la voz de Dios, cuando era aun un niño. Él no reconoció que la voz que oía al dormir era la voz de Dios. Samuel escuchó la voz de Dios tres veces antes de que pudiera descubrir quién le llamaba de verdad. En el versículo 10, podemos ver un punto de cambio muy importante en la vida del profeta, cuando comenzó a escuchar a Dios y entender su lenguaje.

Es igual de importante que tomemos en cuenta esto: “Entonces vino el Señor, se paró y llamó como las otras veces”. ¿Cuántas veces el Espíritu del Señor se ha parado a nuestro lado y ha tratado de hablar con nosotros? ¿Cuántas veces Dios ha querido de hablar cosas importantes con nosotros, pero simplemente no reconocimos Su voz, o peor aun, estábamos muy ocupados para escucharlo? Tal vez, Él nos hablaba en su “lenguaje nativo” de la fe, pero nosotros escuchábamos en el leguaje de la duda o incredulidad.

Muchos cristianos dicen algo como “bien, Dios me dijo esto o Dios me dijo aquello”, cuando en realidad era obvio, por sus acciones, que no estaban escuchando la voz de Dios en lo absoluto, y tomaban una decisión tonta tras otra. Todo bajo el pretexto de que “Dios les dijo”.

¿Y qué acerca de esta pandemia? ¿Por qué muchos creyentes se han infectado? La pregunta sería ¿están de verdad escuchando la voz del Espíritu Santo? No quiere decir que aquellos que se han contagiaron con el virus no son espirituales, sino que debemos entender lo que Dios nos está diciendo en estos tiempos, sin caminar en temor, por supuesto.

Hebreos 3:15 (NTV). En esta traducción es fácil de entender. La Biblia no está diciendo que los israelitas no entendieron lo que Dios les decía; dice que ellos endurecieron sus corazones a la voz de Dios. Así que, lo que en verdad ocurrió, no fue que la gente no entendía lo que Dios les decía, lo entendieron perfectamente, sino que no les gustó lo que les dijo. Por eso desobedecieron, y por eso muchos fueron destruidos en el desierto.

© 2019 Comunidad de Fe by Cdfe Media

Síguenos en:            
¿Necesitas oración?