El significado de la Navidad
Por: Pastor Rolando Rodríguez
22/12/2019

Navidad se ha convertido en una época de andar en carreras, compromisos, de conseguir regalos, de hacer filas, de mucho trafico, de comer, etc. Pero por sobre todas estas cosas, lo que debemos tener presente, es que navidad es un tiempo para recordar el nacimiento de Jesús. Entonces ¿cuál debería ser el verdadero significado de estas fiestas?

Juan 3:16. Isaías 9:6. El mayor regalo que alguien ha dado en la historia, fue Dios, y nos lo dio a nosotros, la humanidad: su hijo, Jesucristo. Lo hizo para redimirnos y rescatarnos de nuestra condición de pecado y nos permitiera volver a tener una relación con Dios. Esta fue la muestra de amor más grande que ha existido.

Por eso, navidad debe tratarse, no de lo que vamos a comer o recibir, sino de lo que nosotros podamos darle a Dios.

Lo primero que debemos dar es nuestra vida, adoración y obediencia a Dios, es decir darle todo a Él.

Mateo 25:39-41. Hechos 20:35. Cuando hacemos algo bueno por alguien, sobre todo a los más necesitados, le estamos dando a Dios. Cuando damos, estamos sembrando para una cosecha grande.

Lucas 2:10. Lo más importante que podemos dar a otros, es el mensaje de salvación, es darles de Jesús. Cada día nos encontramos con personas que no conocen del Señor, y no es coincidencia que estén alrededor nuestro, sino que tenemos un propósito para sus vidas. Debemos ser luz. Recordemos además que tenemos la mejor herramienta para predicar: nuestro testimonio.

Mateo 6:14-15. Algo importante que podemos dar en este tiempo, es decidir perdonar a quienes nos han ofendido. Recordemos que, si Dios nos ha perdonado tanto, cómo no lo vamos a hacer nosotros. Dios es misericordioso y bondadoso, en cambio el rencor viene del diablo. El resentimiento nos hace perder muchas cosas en nuestra vida.

Proverbios 17:17. Debemos, también, aprender a dar nuestro tiempo a otros, es decir, estar presentes cuando alguien más nos necesite, para ayudar, para escuchar, etc.

Lucas 6:38. Por último, debemos dar de nuestros recursos, es decir, dinero. Imaginémonos a los magos de oriente llegar a ver al niño Jesús solamente con una tarjeta de felicitación (oro, incienso y mirra eran cosas muy costosas en aquellos tiempos). En esta área debemos empezar dando nuestro diezmo. Otras “tierras” donde debemos aprender a sembrar económicamente son: nuestros padres, nuestros cónyuges, nuestros hijos, nuestra iglesia, los necesitados, etc.

Dios se va a manifestar de una forma grande en nuestra vida, cuando decidamos hacer de esta navidad un tiempo de dar.

© 2019 Comunidad de Fe by Cdfe Media

Síguenos en:            
¿Necesitas oración?