¿En dónde vives?
Por: Pastora Kathy Ingman
24/03/2019

Esta es una pregunta y una reflexión que debemos hacernos regularmente delante del Señor, ya que si no lo hacemos podríamos estar viviendo, inconscientemente, en un desierto o en oscuridad.

Isaías 1:19-20 (NTV). Todos queremos recibir el beneficio de esta promesa, pero necesitamos leer y escuchar cuidadosamente las instrucciones y las condiciones que se nos da en estos versículos. Como creyentes, debemos cambiar esta manera de pensar: “si hago lo que siento, lo que quiero y lo que pienso, todavía soy partícipe de las promesas que Dios me ha dado”. Pero las promesas de Dios son una calle de dos vías, es decir que cuando hacemos lo que el Señor ha dicho, inmediatamente nos colocamos en la posición para recibir lo prometido.

Es nuestra responsabilidad saber quiénes somos en Cristo y qué quiere Él que hagamos. Entonces, ¿cómo sabemos lo que Dios quiere de nosotros y lo que tiene preparado para nuestro futuro?

1. La Palabra De Dios. 2 Timoteo 3:15-17 (NTV). Dios se aseguró de que tengamos algo tangible en nuestras manos para no equivocarnos ni confundirnos.

2. El consejo que viene a través de la autoridad que Dios ha puesto en nuestras vidas. Hebreos 13:7. Cuando llamamos a alguien pastor, es porque consideramos su voz como una gran influencia en nuestra vida. La Biblia dice que consideremos e imitemos su fe y conducta. No hay pastor perfecto, como tampoco hay ovejas perfectas. Debemos buscar fruto en la vida del pastor, no perfección. Cuando llamamos pastor a nuestro pastor, estamos reconociendo quién es esta persona en nuestra vida.

1 Pedro 5:2-5 (NTV). 2 Timoteo 3:14 (NTV). La Biblia nos enseña cuán importante es el consejo, pero el consejo de personas que tienen la carga y la responsabilidad por nuestra vida; no de cualquier persona.

Isaías 11:2. Dios da a sus pastores y ministros sabiduría y consejo, porque son vitales para apacentar, cuidar y pastorear la Iglesia de Cristo. No hablamos de “control”, sino de la clase de consejo que viene de la Palabra para guiar al pueblo de Dios por caminos seguros, estables y de bendición. Al final las decisiones son personales.

Proverbios 20:18 (NTV). Debemos caminar con Dios y aprender a escuchar de Él, pero el sabio también busca el consejo para confirmar si lo que está en su corazón es correcto o no. Estos son algunos aspectos sobre los cuales es importante buscar consejo:

– Dinero e inversiones financieras grandes.
– ¿Con quién me casaré?
– La crianza de los hijos como dice la Palabra.
– Cómo atravesar y salir de pruebas y dificultades.
– Cómo sanar y construir relaciones saludables y cortar con relaciones tóxicas.
– Confrontar áreas de pecado con la Palabra y recibir oración y ministración en áreas de necesidad.

Necesitamos reconocer quién es nuestro y por qué ha sido puesto en nuestra vida. La relación con nuestros pastores también es un camino de dos vías: el pastor guía y alimenta, la oveja le sigue y obedece.

 

© 2019 Comunidad de Fe by Cdfe Media

Síguenos en: