No pierdas tu fe
Por: Pastor Jeffrey Huff
08/11/2020

Este año hemos enfrentado problemas en algún área en nuestras vidas: en nuestras familias, en nuestros trabajos o en nuestra salud. Algunos han perdido mucho, tal vez un ser querido o su fuente de ingresos. Todo esto ha atacado directamente a nuestras convicciones, a nuestra fe.

1 Timoteo 6:12 (NTV) La palabra nos anima a pelear esta batalla. A nuestro enemigo no le interesa que pasemos por pruebas o que perdamos nuestro trabajo, lo que le interesa es que perdamos nuestra fe. La batalla es por nuestra fe.

Hebreos 11:1 (NTV) La fe es la confianza de que lo que oramos va a suceder. El enemigo tratará de usar las circunstancias que enfrentamos para apagar esta seguridad de que Dios responde a nuestro clamor.

Hebreos 10:35-39 (RVR) ¡No perdamos nuestra confianza! ¡No perdamos nuestra fe!
Dios está en control. Levantémonos frente a la prueba. Aunque en este momento no lo puedas ver, El Señor está obrando. No retrocedas.

La Palabra nos muestra tres tipos de fe. Mientras revisamos estos tres casos, recordemos que en todos los ellos hay personas que enfrentaron pruebas muy duras y que Jesús estaba con ellas.

Falta de fe. Marcos 4:35 (NTV) Tal vez hemos estado angustiados como lo estuvieron los discípulos de Jesús en esta tormenta y hemos dicho: Dios ¿dónde estás? O ¿porqué me pasó esto?. 
La gente que lucha con falta de fe, fácilmente pierde su confianza en el Señor. Estas son tres características de la gente con falta de fe:
- (V. 38) Tienden a pensar que ya no le importan a Dios.
- (V. 39) Se caracterizan por la desesperación, viven en temor.
- Caminan en incredulidad. Su frase es: No sé si Dios pueda.

Una fe pequeña. Mateo 6: 25-34 (NTV) En esta ocasión el Señor les enseña a sus discípulos grandes verdades sobre la confianza el Él. Y al final los confronta con esta pregunta: ¿porqué tienen poca fe?
Revisemos características de las personas con una fe pequeña:
- (V. 31) Viven en constante preocupación.
- (V. 32) Tienen dudas de que Dios puede hacerlo.
- (V. 33) No buscan primero a Dios.

Una gran fe. Mateo 8:5-10 (RVR) El centurión creyó la autoridad del Señor sobre la enfermedad. Él tenía una gran fe. Una persona con gran fe tiene:
- (V. 8a) Total dependencia a Dios y humildad. 
- (V. 8b) Total confianza en que Dios puede hacerlo. 
- (V. 9) Sometido totalmente a la Palabra de Dios. 
- (V. 13) Cree que nada es imposible para Dios.

Iglesia, no retrocedamos en nuestra fe. Aunque todo alrededor se derrumbe, nunca perdamos nuestra fe. Es tiempo de levantarnos. Dios nunca ha perdido una batalla y nunca lo hará.
Así como creemos, será hecho.

© 2019 Comunidad de Fe by Cdfe Media

Síguenos en:            
¿Necesitas oración?