No te quebrantes
Por: Pastor David Ingman
10/05/2020

Proverbios 18:14. A través de la pandemia que el mundo está viviendo, el enemigo no solo quiere enfermar y matar a las personas que más pueda, sino que su principal propósito es sembrar temor y desánimo, para quebrantar el espíritu de la gente. Si él logra hacerlo, entonces puede robar el propósito que tenemos aquí en la tierra, lo que impediría que alcancemos nuestro destino.

Debemos recordar que muchas veces en la Biblia, cuando habla de espíritu se refiere a nuestra alma. Entonces, lo que la Palabra nos dice es que el enemigo quiere quebrantar el ímpetu y el fuego en nuestra alma que nos empuja y anima a seguir adelante con la obra del Señor.

Proverbios 17:22. Lo que nos dice la Palabra es que nuestra perspectiva emocional de la vida tiene mucho que ver con nuestra salud física (“huesos secos” implica un mal estado de salud); si protegemos nuestra alma, estamos protegiendo también nuestro cuerpo.

Entonces estas son las preguntas que debemos hacernos: ¿Cómo estamos cuidando la salud de nuestra alma (mente, voluntad y emociones) mientras permanecemos restringidos en casa? ¿Nos quejamos continuamente de la situación o agradecemos a Dios por su bondad? ¿Nuestra presencia genera un ambiente de opresión en casa o somos fuentes de paz y gozo para nuestra familia? ¿Estamos criticando al gobierno y a otras personas o estamos orando por los enfermos? Recordemos que, si el enemigo puede quebrantarnos, hará que nosotros y los que nos rodean paremos de hacer la voluntad de Dios.

Lamentablemente, escuchamos noticias de varios lugares del mundo, acerca de personas que se han suicidado por la cuarentena, pero sabemos que es porque el enemigo logró quebrantarlos, convenciéndoles de que ya no tenían propósito ni futuro. No permitamos que nuestro espíritu sea quebrantado, más bien protejámonos a través de la confesión diaria de la Palabra de Dios. Debemos animar a otros, ser portadores de sanidad, ser fuentes de fe para los que están llenos de temor.

1 Samuel 30:1-6. Cuando el rey David pasó por una situación muy fuerte en su vida, nos dice la Palabra que estaba muy angustiado, pero salió de ese estado cuando se fortaleció en Dios. David buscó del Señor y Su presencia para encontrar respuestas y estrategias.

Gálatas 6:9 (NTV). Entonces Iglesia, ¡no paremos! No nos demos por vencidos, porque nuestros mejores días están por delante.

© 2019 Comunidad de Fe by Cdfe Media

Síguenos en:            
¿Necesitas oración?