Resistiendo la tentación
Por: Pastor Martín Holguín
17/05/2020

En estos días donde la gran mayoría de nosotros estamos confinados en nuestras casas, luchando con tantas cosas diferentes, no debemos ignorar que nuestro enemigo está buscando oportunidades para atacarnos en cualquier área donde tengamos la guardia baja.

Todos luchamos constantemente con la tentación, pero en tiempos como estos, con todo el estrés y la ansiedad, podemos ser más vulnerables a ella. Cuando nos sentimos muy cansados, ansiosos o preocupados, podemos terminar buscando confort o alivio en lugares equivocados.

1 Pedro 5:8 (NVI). El apóstol Pedro nos instruye que estemos alertas y en guardia, pues el enemigo está constantemente acechando nuestras vidas.

Hay tres cosas que nos ayudarán a resistir la tentación:

1. Debemos conocer a nuestro enemigo. Sabemos que él quiere destruirnos, pero va a usar cosas atractivas como carnada para hacerlo

2. Necesitamos aprender a reconocer cuando somos más vulnerables. Generalmente nuestros momentos más vulnerables son cuando estamos enojados, hambrientos, solos o cansados. Veamos algunos ejemplos:
– En el Edén, la serpiente tentó a Eva cuando estaba sola.
– El Rey David cayó cuando se encontró con demasiado tiempo libre en sus manos.
– Satanás intentó hacer tropezar a Jesús, no al comienzo de su ayuno de 40 días, sino al final, cuando estaba extremadamente cansado y hambriento.

3. Es importante entender que dejarnos llevar por la tentación nos desvía del propósito que Dios tiene para nosotros. Tal vez podemos decir: “bueno, después me arrepiento y le pido perdón a Dios”; sí, Él nos va a perdonar, pero el tiempo perdido está perdido. Además, en realidad, dejaremos de recibir lo mejor de Dios para nosotros a causa de nuestra desobediencia. Dios perdona, pero las consecuencias quedan, y a veces para toda la vida. ¿Queremos lastimarnos a nosotros mismos y a otras personas?

¿Cómo combatimos la tentación? Todos somos diferentes y todos batallamos con diferentes cosas, pero una vez que identificamos qué es aquello que nos hace tropezar, debemos saber qué es lo que Dios espera que hagamos con eso.

Mateo 5:29-30. Proverbios 22:3 (NTV). En otras palabras, seamos radicales al alejarnos de aquello que nos haga tropezar.

1 Corintios 10:13 (NTV). La palabra tentación en el griego es “peirasmos”, y quiere decir poner a prueba. Entonces ¿qué prueba la tentación? Prueba nuestra confianza en Dios y en su capacidad de darnos lo mejor.

Salmos 119:11 (NTV). Mateo 6:13 (NTV). Cuando invertimos tiempo en leer y estudiar la Palabra de Dios y estamos llenos de ella, esta va guardar nuestras vidas de la tentación.

Además, el Señor, si se lo pedimos en oración, nos va a ayudar. No es fácil ser tentados cuando oramos constantemente.

© 2019 Comunidad de Fe by Cdfe Media

Síguenos en:            
¿Necesitas oración?