Un corazón sano en el 2021
Por: Pastor Martín Holguín
03/01/2021

No hay nada como el gozo y la paz de tener un corazón libre y sano. Pero esto no depende de nuestro entorno, de las circunstancias buenas o malas en que podamos estar o de otras personas, sino que depende completamente de nosotros.

Mateo 24:12. Seguramente en el año que acabó, todos tuvimos ataques en contra de nuestra salud, finanzas, etc., pero no olvidemos que nuestro corazón es un área clave a la que el enemigo busca atacar. Él sabe que, si encuentra en nosotros un corazón dañado, entonces encontró tierra fértil para sus planes. Si nuestro corazón está en mal estado, si no lo hemos cuidado, somos perfectos candidatos para ser reclutados en las filas enemigas.

Por el contrario, de un corazón sano, fluyen los propósitos de Dios, fluye su amor. Entonces la pregunta crucial en estos tiempos es: “¿Quiero que en mi vida fluyan los propósitos de Dios o los propósitos del enemigo?” La decisión es completamente nuestra.

Jesús nos está advirtiendo que, en los últimos días, estos días, vendrá un ataque en contra de las relaciones: esposos, padres e hijos, amigos, hermanos, consiervos, líderes y discípulos.

Mateo 5:23-24 (NTV). Gálatas 5:6 (NTV). A Dios no le importa qué tan bien podamos cantar o qué tan espirituales nos veamos cuando estamos juntos en el templo. A él le interesan las relaciones sanas. Podemos tener todos los talentos y conocer todos los versículos, pero si nuestra vida no refleja amor, no pasa absolutamente nada.

Un corazón ofendido y lastimado, es terreno fértil para que el enemigo siembre semillas de muerte. Él quiere corazones fríos; llenos de religión y de obras, pero engañados. Así como una planta no crece de un día para otro, un corazón tampoco se enfría en un momento. Es un proceso escondido y lento, por eso necesitamos poner atención, para arrancar rápido las cosas incorrectas que pueden estar creciendo en nuestro corazón.

Si leemos la vida del rey David, podemos ver que era constantemente tratado injustamente, perseguido. Pero, a pesar de eso, él no se dejaba llenar de resentimiento y perdonaba, aún cuando la injusticia no era arreglada. (1 Samuel 25, David, Abigail y Nabal; 1 Samuel 26, David perdona la vida a Saúl).

Nuestro corazón será probado innumerables veces a lo largo de nuestro caminar en este mundo. Por eso, necesitamos tomar la decisión de tener un corazón sano para este 2021. Dejemos de lado cualquier ofensa y perdonemos; si es necesario, armémonos de valentía y hablemos con esa persona a quien hemos ofendido o que nos ha ofendido; perdonemos y pidamos perdón.

 

© 2019 Comunidad de Fe by Cdfe Media

Síguenos en:            
¿Necesitas oración?