Vas a terminar la carrera
Por: Pastor Martín Holguín
04/10/2020

Santiago 1. 2-6 (NTV). Para muchos, estos versos no se entienden fácilmente, ¿qué tiene que ver la alegría en medio de los problemas? Parecería que debemos ser extremadamente espirituales para alegrarnos de las cosas malas que nos pasan, o de plano, estar un poco locos.

También es importante entender que, cuando Santiago habla de problemas, no está hablando de un dolor de uña, no está hablando del auto descompuesto de camino a la iglesia, no está hablando de no tener dinero para sus gastos diarios; él está hablando de persecución, de peligro de muerte. De hecho, Santiago fue el líder de la iglesia en Jerusalén y dicen los historiadores que murió como mártir apedreado por los judíos. Pues sí, Santiago sabía de pruebas y problemas.

Santiago nos dice que estemos alegres, porque la prueba de nuestra fe va a causar que se desarrolle nuestra constancia o perseverancia. Y muchos pueden decir: “¡no me importa desarrollar perseverancia, lo que me importa es saber cómo salir rápido de esta prueba y poder ser feliz!”

Hebreos 10:35-36. Dios ve nuestra vida como una carrera, una carrera de larga distancia. Él quiere que lleguemos a la meta y que recibamos nuestro grande galardón.

Pero el enemigo quiere que abandonemos la carrera y que nunca recibamos el premio. El diablo, día a día nos quiere desanimar con lo que escuchamos y sentimos para que nos demos por vencidos.

Por eso, para poder terminar la carrera es necesaria la prueba, porque la prueba produce resistencia. Cada prueba superada con la actitud correcta, nos prepara para la siguiente y la siguiente, hasta el punto que nada nos puede sacar de la carrera y entonces llegaremos al final para recibir el galardón.

Entonces sí, alegrémonos, porque cada prueba que pasamos nos asegura que seguimos en la carrera y que llegaremos al final victoriosos. ¿Ahora entendemos por qué Santiago decía que tengamos gozo en la prueba?

Luego está esta frase: “para que seamos maduros y completos”. Alguien maduro y completo es quien hace lo que tiene que hacer sin importar cómo se sienta. Podemos pensar en Jesús como el ejemplo perfecto de constancia y perseverancia, quién soporto la cruz para alcanzar nuestra salvación.

Es interesante también, que Santiago conecta todo esto a la sabiduría. Consideremos esto: la sabiduría es la habilidad de ver nuestras pruebas a través de una perspectiva nueva; la verdadera sabiduría reconoce que Dios es bueno, a pesar de nuestras propias circunstancias.

Toda prueba trae un diamante escondido por algún lado, y necesitamos ser perseverantes, seguir hacia adelante para, en cierto momento, ver hacia atrás y reconocer que Dios estaba haciendo algo en medio de todo eso que nos tocó vivir, que Él siempre tuvo un plan.

Sea cual sea la prueba que esta pandemia nos ha causado, es seguro que, si seguimos constantes en nuestra fe, es decir confiando en la bondad de Dios y en Su capacidad de llevarnos a la victoria, vamos a ver un gran galardón al final de la carrera.

© 2019 Comunidad de Fe by Cdfe Media

Síguenos en:            
¿Necesitas oración?