Vivir bajo autoridad
Por: Pastor Rolando Rodríguez
05/06/2022

Como hemos visto en las últimas semanas, caminar bajo autoridad es un mandamiento del Señor, pero también trae algunos beneficios, vamos a ver algunos de ellos:

1. Protección. 1 Samuel 15:19-22 (NTV). Dios le había dado una orden a Saul, por medio del profeta Samuel, pero este rey desobedeció a las órdenes de Dios. Al final él fue castigado; y es que Dios le entregó autoridad al hombre, y junto con la autoridad, también gran responsabilidad. Autoridad y responsabilidad van juntas. Sin embargo, el pueblo, que sí fue obediente, no recibió castigo, porque, al obedecer al rey, estaba bajo un manto de protección. La obediencia es mejor que cualquier sacrificio.

2. Autoridad. Mateo 10:1 (NTV). Cuando estamos bajo autoridad, recibimos autoridad. Pero la autoridad no se trata de dar órdenes, sino de hacer la obra de Dios. Recibimos autoridad para servir, autoridad para orar con poder, autoridad para destruir las obras del enemigo, etc. Si no obedecemos, no tendremos autoridad, y sin autoridad, no podemos hacer lo que Dios nos pide.

3. Dirección y confirmación. Proverbios 21:1 (NTV). Dios usará autoridades en nuestra vida para guiarnos o para confirmar las decisiones que estamos tomando. Por eso es importante pedir consejo a pares, esposos, pastores, líderes, etc.

4. Libertad. Salmos 119:44-45. La obediencia nos da tranquilidad y confianza delante de la autoridad, cuando estamos bajo autoridad podemos aprender a descansar, lo que nos permite vivir en libertad.

5. Fe. Mateo 8:9-10. Si estamos bajo autoridad, podemos caminar en fe, pues la obediencia es el pilar de la fe. Ahí podemos acercarnos a Dios, tendremos respuestas, victoria, fuerza, gracia y misericordia.

Eclesiastés 10:20. Debemos tener cuidado con nuestro corazón. Que no haya pensamientos, comentarios, ni actitudes en contra de nuestras autoridades. Al final, Dios lo sabe.

1 Samuel 24:3-7 (NTV). David no atacó a su autoridad, sino que lo respetó y lo hizo respetar. David protegió a la autoridad, aunque, tal vez, Saúl no lo merecía; porque David entendió el lugar de autoridad que tenía el rey.

Ahora, nosotros, ¿Nos estamos sometiendo a las autoridades?

© 2022 Comunidad de Fe by Cdfe Media

Síguenos en:            
¿Necesitas oración?