Evitando la maldición
Por: Pastor David Ingman
25/04/2021

Deuteronomio 28. Hemos visto estas semanas cómo la obediencia incondicional nos llevará a las bendiciones de Dios y cómo la desobediencia nos llevará a un lugar donde maldición tendrá libertad para invadir nuestras vidas. En este capítulo de Deuteronomio podemos encontrar 14 versículos dedicados a las bendiciones, pero también hay 54 versículos que hablan de numerosas maldiciones que vienen por la desobediencia. La palabra clave aquí, es obediencia. Tomemos nota: la bendición está disponible para nosotros, los creyentes, pero es nuestra decisión si las aprovechamos.

Jeremías 11:3 (NTV). Ahora, hay maldiciones que vienen desde las tinieblas, por supuesto; sin embargo, también hay maldiciones que vienen de parte de Dios. Cuando Dios pronunció una maldición en la Biblia, esta era un juicio divino a causa del pecado. Cuando el pueblo de Dios le obedeció, Él los bendijo, pero cuando desobedecieron, Él trajo juicio sobre ellos. Es igual, hoy en día, para nosotros, una bendición o una maldición en nuestras vidas, están condicionadas a la obediencia o desobediencia hacia Dios y Su Palabra. La maldición de Dios no es una maldición en el sentido de un hechizo diabólico, sino una consecuencia, y la respuesta apropiada a Su juicio, debe ser arrepentimiento de parte nuestra.

Proverbios 26:2 (NTV). El Señor nos está diciendo que una maldición o juicio de Dios, no vendrá a menos que sea merecida, es decir que no podrá venir sobre un creyente que no la merezca. La desobediencia a la Palabra de Dios abre la puerta a la maldición en la vida de una persona. Cuántas veces nosotros, como cristianos, tratamos de presentar a la maldición como algo misterioso, pero, en realidad, no es difícil de entenderla para nada. Necesitamos entender que este tipo de maldición de la que hablamos es provocada por nuestra propia desobediencia a Dios.

Gálatas 6:7-8 (NTV). Esta es la ley de la siembra y la cosecha, y es poderosa.

La lista de todas las maldiciones que vienen por la desobediencia es larga, así que lo que veremos las más grandes de ellas:

Pobreza, enfermedad y muerte como consecuencia de la desobediencia. Recordemos que Dios nos ha prometido salud divina, prosperidad y vida.

Infidelidad en el matrimonio y la esclavitud de los hijos. Esto es exactamente lo opuesto a lo que Dios ha planeado para el matrimonio y familia.

Escasez y falta financiera. Dios quiere prosperarnos, pero debemos ser obedientes en nuestros diezmos y ofrendas.

1 Juan 1:9 (NTV). ¿Estamos en un lugar de bendición o hemos sido invadidos por la maldición del Juicio Dios a causa de la desobediencia? La única salida es a través del arrepentimiento.

 

© 2019 Comunidad de Fe by Cdfe Media

Síguenos en:            
¿Necesitas oración?