Lucha por tu vida
Por: Pastor David Ingman
31/07/2022

Cuando una persona recibe salvación y comienza a caminar con Jesús, la responsabilidad de la Iglesia debe ser prepararla para los desafíos que pueda tener por delante, en este nuevo camino. Sin embargo, muchas veces, un nuevo creyente no está preparado para el campo de batalla que enfrentará, cuando empieza a vivir bajo la luz de la Palabra de Dios.

Entonces, debemos estar preparados para pelear y ganar, porque, literalmente, estamos luchando por nuestra vida. Además, nuestro enemigo, el diablo, tratará de oponerse a nosotros a cada paso que demos junto el Señor.

1 Pedro 4:12,13 (NTV). El problema es que, si no estamos preparados, en especial los nuevos creyentes, al venir las pruebas, dificultades y batallas, sentimos como si algo terriblemente extraño estuviera sucedido. Pero, entendamos esto: pertenecer al Señor significa ser parte de una batalla.

Aquí es donde muchas iglesias fallan, en sus programas de discipulado. Nosotros, como iglesia, fallamos en preparar a nuestras ovejas para los embates del enemigo, que encontrarán al comenzar el camino de la luz, porque, en Cristo, la batalla es inevitable y constante.

Ahora, ¿nos asusta la Palabra de Dios? Porque no se supone que lo haga; entonces, si lo hace, no la estamos leyendo como debe ser leída. Si bien la Palabra contiene el santo temor de Dios, no está destinada a asustarnos.

Juan 16:33. Como cristianos, debemos ver el cuadro real de cómo son las cosas; si nos dijeran que la batalla no existe, eso sería mentira. En Cristo, enfrentaremos al enemigo e iremos a batalla junto con Él.

Tenemos que aprender y acostumbrarnos a luchar, y tenemos que hacerlo en el Espíritu, por nuestras vidas, por las vidas de nuestros seres amados y por el bien de la iglesia. Debemos pelear la batalla de la fe, mientras estemos en esta tierra.

Muchas veces estamos luchando por mantener lo que Dios ya nos ha dado, porque el enemigo trata de enviar emboscadas en nuestra contra, para robarlo. Recordemos que es un ladrón. Su plan y estrategia nunca ha cambiado: quiere robarnos, matarnos y destruirnos.

1 Timoteo 6:12. Todos, como creyentes, hemos sido llamados a pelear la buena batalla de la fe para luchar por nuestra vida.

Lucas 13:23-24 (NTV).

© 2022 Comunidad de Fe by Cdfe Media

Síguenos en:            
¿Necesitas oración?