Necesitamos valentía para sobrevivir
Por: Pastor David Ingman
26/06/2022

Proverbios 28:1 (NTV). Mientras vemos y enfrentamos las manifestaciones y disturbios, que han sucedido en nuestro país durante diez días consecutivos, los creyentes debemos saber cuál es nuestro lugar en este mundo de caos y confusión.

El Espíritu Santo nos habla de la valentía que debemos tener los cristianos en este tiempo. La palabra valiente, en el versículo de proverbios que acabamos de leer, significa se audaz y atrevido, dar pasos frente al temor. Ser valientes es lo opuesto a huir, significa ir tras de las cosas, incluso cuando existen desafíos o riesgos en el camino.

Entonces, ¿caminamos en valentía espiritual, aplastando las fortalezas del enemigo o nos escondemos detrás de las puertas del temor? Muchos ecuatorianos han experimentado un miedo extremo en estos días, debido a la insurrección y el terrorismo en el país.

2 Timoteo 1:7. Si Dios no nos ha dado un espíritu de temor, entonces ¿de dónde viene el miedo? Este espíritu proviene de la duda y la incredulidad al poder de Dios.

Mateo 14:25-31. Mientras Pedro mantuvo su enfoque en Cristo, él pudo hacer lo imposible; pero, una vez que comenzó a ver con su propia vista, el miedo y la duda se apoderaron de él. Bajo el control del temor, Pedro ya no podía hacer lo imposible.

Hebreos 3:12. La Biblia nos dice que un corazón incrédulo es un corazón malo, pues un corazón incrédulo o temeroso detendrá los milagros de Dios en nuestra vida.

Marcos 9:23. Entonces, si no podemos o no queremos creer que nuestro Dios es lo suficientemente grande para intervenir en esta situación de insurgencia en nuestro país, entonces tampoco se moverá a nuestro favor. Recordemos que ¡Dios es más grande que los insurgentes!

1 Samuel 17:45-50 (NVI). Así como David se enfrentó al gigante Goliat y lo destruyó, también nosotros debemos hacer frente a esta fuerza espiritual de las tinieblas, que está tratando de apoderarse y destruir nuestra nación.

No nos equivoquemos, lo que ha estado pasando en el Ecuador, en estas semanas, no es más que una insurrección, una rebelión y un enorme trabajo de brujería. Nuestro llamado es claro: debemos orar, interceder y pelear esta batalla, proclamando la voluntad de Dios aquí en la tierra; y, al mismo tiempo, derribar este mover demoníaco.

Todos necesitamos estar muy claros, en nuestros corazones, acerca de esta situación, no hay término medio.

https://www.biblegateway.com/passage/?search=Mateo+16%3A17-18&version=RVR1960. El Señor, nuestro Dios Todopoderosos, no honra ni tolera estos actos de terrorismo, sino que los aborrece. Oremos por el presidente, las autoridades y el país. Oremos por la salvación de las almas de todos los ecuatorianos y permanezcamos unidos a toda costa.

© 2022 Comunidad de Fe by Cdfe Media

Síguenos en:            
¿Necesitas oración?