Ojo con los caldeos
Por: Pastor Rolando Rodríguez
20/02/2022

Hechos 13:40-41. Habacuc 1:5-6. Debemos mirar que no venga sobre nosotros los caldeos.

¿Y quiénes son? Los caldeos eran un pueblo que ya no existían en los tiempos del Nuevo Testamento, porque fueron exterminados hacia el 539 AC. Fueron conocidos por su idolatría y por ser muy violentos.

Entonces, si ya no existen, ¿de quién debemos cuidarnos?

Caldeo significa errante, vagabundo, y viene de una raíz que significa destruir o devastar. Hoy, representa a los demonios. Recordemos que estamos bajo ataque demoníaco sobre el pueblo de Dios, y que no todo lo que sucede es porque son cosas que pasan o debido a los seres humanos. No ignoremos las maquinaciones del enemigo. 2 Corintios 2:11.

Romanos 6:12, 16 (NTV). ¿Puede un cristiano tener demonios? Pues, un cristiano puede tener lo que quiera tener. Por eso debemos tener cuidado de algunas cosas que nos exponen al ataque de demonios:

1. El pecado recurrente.
2. La contienda en nuestra vida. Una casa dividida será derribada o destruida.
3. La falta de perdón. El rencor puede llevar al infierno.
4. La falta de sumisión a la autoridad. Padres, cónyuges, jefes, autoridades públicas, pastores, líderes, maestros, etc. Es mas que solo obediencia, es el lugar que estas autoridades tiene en nuestra vida, se trata de respeto.
5. Ocultismo. Que incluye brujería, chamanismo, horóscopos, lectura del tarot, adivinación, estatuas de ídolos, etc.

Efesios 6:12. No olvidemos contra quién nos enfrentamos. No es solo el enemigo, sino todo su ejército.

¿Cómo los enfrentamos? Hay varias cosas que nos van a ayudar:

1. Sumisión a la autoridad.
2. Unidad en hogares, en trabajos, en la iglesia. Debemos ser pacificadores.
3. Perdón de corazón, con sinceridad. Incluso aunque no nos pidan perdón.
4. Santidad. Hebreos 12:14 (NVI).
5. El uso de nuestra autoridad. Lucas 10:19 (NVI). Oremos en el nombre de Jesús y hablemos en contra del demonio. Aprendamos a pelear por lo que Dios nos ha dado.

© 2022 Comunidad de Fe by Cdfe Media

Síguenos en:            
¿Necesitas oración?