Orar sin cesar
Por: Pastora Chari Borja
29/03/2020

1 Pedro 4:7. Tal vez pensemos que orar constantemente no es posible, pero a través de este mensaje veremos que sí lo es. Estar sobrios es una importante instrucción y significa estar balanceados, pero solo podemos conseguirlo velando en oración, sobre todo en estos tiempos.

2 Timoteo 3:1, 14 (NTV). En este versículo vemos la perfecta descripción de los tiempos que estamos viviendo y por eso debemos tomar ciertas acciones. Recordemos que nuestra iglesia, Comunidad de Fe, se fundamentó en una vida de oración.

Lucas 18:1. Cuando este versículo dice “no desmayar” significa: no acobardarse, no descorazonarse y no darse por vencidos. Cuando dejamos de orar constantemente nos volvemos cobardes, pues oramos solo cuando hay dificultades y nos sentimos atemorizados o desesperados.

1 Tesalonicenses 5:17. Esto no significa que oremos las 24 horas del día, sino que tengamos un estilo de vida de oración, en una relación constante con Dios.

Salmos 27:8 (NTV). Este es el llamado a la oración del Señor, que nos acerquemos a conversar con Él y nuestra respuesta sea “aquí estoy”. Depende de nosotros desarrollar esta relación personal con Dios. Jesús mismo lo hizo cuando estuvo en la tierra.

Marcos 1:35. Aquí vemos cosas claves para una vida de oración. Lo primero que hacía Jesús en el día era orar. También dice que se apartaba para hacerlo, donde no hubiese distracciones y pudiese conectarse con el Padre para recibir dirección.

En estos momentos en los que estamos restringidos o limitados por situaciones que van más allá de nosotros, es el tiempo para buscar que Dios nos hable. Es un buen momento para pedirle a Dios que nos muestra cosas en nosotros, de nuestra familia, de nuestros negocios, de cada área, para tomar decisiones guiadas por Él y no basadas en temor o la presión de las circunstancias que estamos viviendo.

Efesios 6:18. Recordemos también que, aparte de nuestra oración personal, está la oración intercesora. Necesitamos entender los tiempos que vivimos para poder guiar por otros, y esto viene como producto de la oración. Interceder significa ponerse a la brecha por otros; es tomar la mano de alguien y conectarla con la mano de Dios a través de la oración. La intercesión requiere tener un corazón apasionado por Dios y lleno de compasión por la gente.

Dios necesita cristianos que se pongan a la brecha por otros, en medio de esta crisis mundial; necesita creyentes dispuestos a levantar un vallado de oración donde no lo hay. Algunos de los objetivos de la intercesión son:

– Atraer los planes y promesas de Dios.
– Detener los avances y estrategias del enemigo.
– Edificar muros.
– Levantar vallados de protección.
– Reconciliar al hombre con Dios.

Zacarías 12:10. Tengamos la expectativa de que sobre nuestra iglesia se derrame este espíritu de gracia y de oración, de tal manera que podamos ser efectivos y declarar cada promesa de la Palabra de Dios.

© 2019 Comunidad de Fe by Cdfe Media

Síguenos en:            
¿Necesitas oración?