Paz en medio de la tormenta
Por: Pastor Martín Holguín
15/03/2020

Estamos viviendo tiempos inusuales y peligrosos, y hay muchas cosas en nuestro día a día que nos causan temor o ansiedad, desde cosas pequeñas a otras que son verdaderamente amenazantes. Si nos ponemos a analizar, tal vez nunca antes el mundo ha vivido con niveles de estrés y ansiedad tan altos como ahora, por la inestabilidad que existe y la incertidumbre acerca del mañana. Por eso, lo que nuestro corazón necesita es tener paz en medio de todo.

Lo primero que debemos entender, es que a Dios no le toman por sorpresa las noticias que escuchamos hoy. Él está sentado seguro en su trono, porque sabe lo que va a ocurrir. Nos ha dicho en Su Palabra que en este mundo vamos a pasar por aflicciones, pero también nos dice que debemos confiar en Él, porque Él ha vencido al mundo y todas las tormentas que vamos a enfrentar.

Como Iglesia, necesitamos atravesar por este tiempo de tormenta, necesitamos llegar al otro lado y cumplir con el propósito que Dios nos ha dado de ser luz en un mundo que tiene miedo y pánico. La Iglesia de Cristo tiene que ser la fuente de estabilidad y paz para la gente en este mundo.

Marcos 4:35-38 (NTV). Aquí podemos ver cómo los discípulos de Jesús se enfrentaron a una tormenta que los hizo aterrorizarse, a pesar de que algunos de ellos eran pescadores experimentados. Su maestro estaba durmiendo en la barca y ellos pensaron que no le importaba por la situación por la que atravesaban. Así también, muchos de nosotros, cuando enfrentamos crisis que nos amenazan, nos preguntamos por qué parece que Jesús no hace nada para ayudarnos.

Marcos 4:39-41 (NTV). El problema es que los discípulos, aunque ya llevaban tiempo con Jesús, no entendían todavía quién estaba con ellos en la barca. ¿Entendemos, como Iglesia, quién está con nosotros? ¿Quién nos ha prometido que no nos va a dejar?

El temor de los discípulos no les permitía ver el hecho de que, a Jesús sí que le importa lo que está sucediendo. Si no le importara, Él ni siquiera hubiera estado en la barca con ellos. A veces, porque no vemos a Jesús hacer algo, llegamos a la conclusión equivocada de que nos ha abandonado. Pero, tengamos por seguro que Dios está obrando en medio de las crisis que pasamos, aunque no lo veamos, aunque no lo sintamos.

Hay tres principios que nos ayudarán a tener paz en medio de la tormenta:

1. Jesús nos da una Palabra. Cuando Él nos dice algo, va a suceder, se va a cumplir. Él no se arrepiente a medio camino de las promesas que nos ha dado. Su Palabra nos da dirección y propósito.
2. Jesús nos da lo medios para cumplir el propósito. Cuando Jesús les dijo a sus discípulos que cruzaran al otro lado del lago, había una barca para hacerlo, la cual los mantuvo a flote hasta que Jesús paró la tormenta. Esto habla de obediencia; la obediencia nos mantendrá a flote en medio de la crisis.
3. Jesús está en la barca. Isaías 43:2. Él ha prometido que no nos dejaría.

No podemos rendirnos delante del temor, por eso necesitamos llenarnos de la Palabra de Dios, que nos dará estabilidad y nos llenará de la paz de Dios. En el nombre de Jesús, vamos a salir victoriosos y más fuertes de este tiempo.

© 2019 Comunidad de Fe by Cdfe Media

Síguenos en:            
¿Necesitas oración?