Recuperando el propósito
Por: Pastor Luis Navarrete
07/11/2021

Salmos 139:16 (NTV). Todo lo que Dios creó lo hizo con un propósito, Él es el arquitecto del universo y todo lo que hace lo hace con un propósito. Es sorprendente pensar lo que cada uno de nosotros significa para Dios, Él nos dio, no solo la vida, sino que además nos dio una nueva vida en Cristo, y lo hizo porque tenia un propósito preparado desde antes que naciéramos para cada uno de nosotros.

Mateo 4:18-20 (NVI). El mismo proceso que Jesús utilizó con los discípulos lo usa con nosotros. Nos llama de una vida vacía y egoísta a una vida con un propósito divino.

Juan 21:1-3. Este pasaje describe el tiempo posterior a la muerte de Jesús, un suceso que había afectado grandemente la confianza y la fe de los discípulos. Se encontraban angustiados y sin dirección; por eso, volvieron a lo que era conocido para ellos y se enfocaron en lo temporal. Los grandes eventos que impactan la vida de una persona, tienen el potencial de desconectarnos de nuestra área espiritual, por ejemplo, la pandemia ha afectado a los creyentes en este tiempo, provocando que nuestra atención se ponga en lo temporal, dejando de lado lo eterno. Satanás nos pone tanta preocupación por las cosas de la tierra, que perdemos de vista las del cielo. Pero, como hijos de Dios, no podemos perder de vista lo eterno para volver a nuestra vida anterior.

Juan 21:4-7 (NVI). En estos pasajes podemos ver que los discípulos, a pesar de todo lo vivido, sus sentidos no percibieron a Jesús. Él tuvo que recordarles eventos para que se dieran cuenta quién era. Hoy, el Señor está enviando su Palabra para recordarnos para qué fuimos llamados.

Juan 21:8-12, 14 (NVI). Jesús conocía los afanes y preocupaciones de sus discípulos, al igual que los nuestros. Aun en medio de nuestras circunstancias, Él espera que volvamos a creer en sus palabras para obrar un milagro.

Juan 21:15-18 (NVI). Usualmente vemos este pasaje como la restauración de Pedro, pero es un pasaje para todo el pueblo de Dios, pues todos le hemos fallado, negado y abandonado el llamado para nuestras vidas. Podemos pensar que le repite tres veces “me amas” porque le negó tres veces, pero, si analizamos bien, nos daremos cuenta que se refiere a tres niveles en el desarrollo espiritual:

– Corderos y ovejas.
– Apacentar a personas en todos los niveles, desde el más pequeño, hasta el más grande.
– Amar a Dios, con un amor que se expresa expresa en nuestra disposición de apacentar y pastorear a una persona.

Pastorear, del griego “poimainó”, significa: atender, mantener, cuidar, gobernar, mandar, guardar. Apacentar, del griego “boskó”, significa alimentar, nutrir.

Mateo 25:35-36 (NVI). Es tiempo de recuperar nuestro propósito y responder al llamado de Dios para nuestras vidas.

 

© 2019 Comunidad de Fe by Cdfe Media

Síguenos en:            
¿Necesitas oración?